CAMBIO DE PARADIGMA DE LOS FORMADORES


Todo proceso de aprendizaje está basado en tres variables fundamentales: a) la naturaleza de la organización; b) la naturaleza de los formadores y c) la naturaleza de los participantes. Elementos estos claves en el nuevo concepto de INGENIERÍA EDUCATIVA. Tal vez esta nueva realidad de Ingeniería Educativa puede sorprender, por cuanto la idea de ingeniero y o de pedagogo, conlleva a posturas estatutarias y sociales divergentes; a cultura, a modos de pensamiento aparentemente opuestos, a unas prácticas, que históricamente, han tenido muy pocos puntos de contactos. No es cuestión de moda. Hoy día por los cambios violentes en nuestra sociedad a este aspecto de Ingeniería Educativa, se le está dedicando mucho espacio, por que este nuevo paradigma permite efectivamente, progresar en campos educativos nuevos, caracterizado por la extensión y complejidad en el espacio y en el tiempo, el número de partícipes implicados y las inversiones necesarias, para garantizar la Calidad Total de los Procesos de Aprendizaje. Toda esta nueva realidad paradigmática obliga a cruzar esquemas pedagógicos tradicionales con técnicas directamente surgidas de la dirección de los grandes proyectos industriales. Como por ejemplo la preparación de los recursos humanos necesarias para un complejo industrial de nueva tecnología en el momento mismo en que han de estar disponibles y después que sean lo suficientemente capaces para desarrollar y afianzar las nuevas habilidades y destrezas requeridas para ejecutar eficazmente los puestos que tienen que ocupar.

Bajo este panorama realizar un trabajo de Ingeniería Educativa o Ingeniería de Formación requiere en primer lugar, analizar la situación real. Este análisis debe ser hecho de la misma manera que actuaría un geólogo cuando analizaría los fondos de los ríos, los puntos de anclaje de una presa o el terreno donde a perforar. Se trata de reinventar, en cada situación encontrada, la respuesta educativa mejor adaptada a una situación problemática, de preparar o de acompañar al cambio. Formular los objetivos, es decir el sentido del cambio que se desea ejecutar.

Realizar entonces un trabajo de Ingeniería Educativa o Ingeniería de Formación, consiste en establecer una planificación estratégica; es decir, una combinación de acciones de formación de tal naturaleza que responda a las realidades encontradas, a las expectativas individuales y de grupo o que garantice la consecución exitosa de los objetivos establecidos. Por supuesto, todo esto debe estar debidamente organizado en forma sistémica, en donde tiene un lugar predominante las expectativas e intereses tanto del cliente interno (participantes) como del cliente externo(sector empleador). Este panorama reclama un cambio total en el estilo de actuar de los formadores o facilitadores (docentes).

Estas nuevas exigencias han sido "atacadas infructuosamente" por la gran mayoría de nuestras universidades nacionales, en muchas de ellas existen programas de formación docente. Unos más exitosos que otros. En la Universidad Pedagógica El Libertador "UPEL"; desde hace aproximadamente tres años, se ha venido llevando a cabo un programa de formación docente altamente exitoso denominado : " La Generación de Relevo", el cual consiste seleccionar los mejores estudiante de cada especialidad y lo enrolan en dicho programa por espacio de dos años, con régimen escolástico muy novedoso y la tutoría y supervisión de profesores titulares con una buena trayectoria académica. En dicho programa el autor de este espacio ha trabajo como facilitador en los siguientes ciclos de aprendizaje: "Calidad Total de los Procesos de Aprendizaje", "Procesos Comunicacionales Eficientes en las Organizaciones de Aprendizaje" y " El Nuevo Liderazgo de Aprendizaje". Valdría la pena que otras instituciones de educación superior profundizaran en los resultados de estos programas.

En la Universidad de Carabobo, también existe desde hace mucho tiempo a nivel de Post-Grado el Programa de Especialización de la Educación Superior (PEDES). En donde he trabajo como facilitador del Taller "Recursos Audiovisuales Aplicados a la Enseñanza". El diseño de dicho programa ha cumplido su cometido; pero las nuevas realidades, debería ser revisado su diseño curricular, tendente a la satisfacción de las expectativas de los clientes internos ( participantes) y externos (facultades y otras instituciones).

En el sector industrial siempre ha habido una gran interés en formar facilitadores de alta calificación. INCE ha brindado gran apoyo al sector industrial en este objetivo con el programa Formación de Instructores de Empresa (FIE). Conozco dicho programa por cuanto formé parte de uno de los primeros grupos de Venezuela. En los actuales momentos, se tiene conocimiento que debido a las nuevas realidades organizacionales el diseño curricular de dicho programa ha sido adaptado exitosamente de acuerdo a las exigencias y demanda de las empresas aportantes.

Por lo expresado en los párrafos anteriores existe demandas contundentes en cambiar el paradigma de los facilitadores. El Dr. Evaristo Méndez Q., (1993) de la LUZ en su texto Gerencia Académica, menciona sobre los cambios que han habido en dicha Institución en cuanto a contratación y desarrollo de los nuevos profesores. De igual forma el Dr. Celso Rivas B. (1994) ha desarrollado un trabajo de investigación acerca de: "El Perfil del Docente en el Nuevo Paradigma Educativo", en donde desarrolla el PERFIL TRIAXIAL como modelo para diseñar tanto el insumo ( perfil de entrada), como el desempeño del Docente dentro del nuevo paradigma, con los conocimientos, rasgos de personalidad y desempeño indispensable para el profesional de la enseñanza. El Dr. Rivas Balboa, hace mucho énfasis en la dimensión de la nueva conducta del docente, así como el trabajo que debería realizarse para el logro de la autogestión y de su crecimiento como persona.

Si realmente se quiere establecer los cambios necesarios dentro del subsistema de aprendizaje , los primeros de deben aflojar el paradigma tradicional por el nuevo son los facilitadores, formadores y/o docentes.